En la actualidad, inmersos en una cada vez más vertiginosa era de la información, recibimos a diario cientos de mensajes publicitarios que buscan cubrir nuestras necesidades y persuadirnos acerca de las bondades de una marca o servicio. Con tal bombardeo de información, no es raro que llegue a nuestro cerebro alguna marca que ofrece algo que estamos buscando o necesitamos; y para saber acerca de ella lo que hacemos de inmediato es buscar su sitio web en internet. Lo hacemos como un acto reflejo. Simplemente, hoy en día es impensable vivir sin entrar en la red.

Pero a pesar de eso, hay muchas marcas que aún no cuentan con su página web propia. Estas marcas están desaprovechando un gran recurso de marketing y con ello cientos y miles de clientes potenciales, o al menos visitantes que dan visibilidad.

Si tu negocio es uno de esos que no cuenta con un sitio web, entonces no está destacando y diferenciándose del resto, por lo que te estás quedando atrás de tu competencia.

¿Por qué es tan importante tener un sitio web?

Quizá puedes estar pensando que para tener presencia en la red es suficiente con estar en las redes sociales, que con un perfil en Facebook, otro en Twitter y uno más en Instagram ya la hiciste; además, sin pagar nada, ¿verdad?

Pues no. No es suficiente. El hecho de tener una página web no sólo da presencia online, sino que también aporta prestigio a la empresa, seriedad y una imagen más profesional, lo que se traducirá en una mayor confianza por parte del cliente a la hora de elegirnos para adquirir nuestros productos o servicios.

Sin importar el tamaño que tenga una empresa, un sitio web propio está relacionado de forma positiva con su éxito y el aumento de su productividad, ya sea que se trate de un pequeño negocio o una gran empresa internacional. Y lo mejor de todo es que es una forma sencilla y masiva de llegar a sus clientes.

No todos son iguales

Una vez que ya te ha quedado clara la importancia de tener tu propio sitio web, ahora lo que sigue es saber lo que necesitas para que éste sea atractivo y sobre todo, efectivo.

Para empezar, un sitio web debe ser acogedor. Imagina que estás llegando a la casa de alguien; hay lugares que te hacen sentir a gusto y otros en los que quieres irte de inmediato. Tu sitio web debe ser de los primeros, para que tus visitantes disfruten la estancia y permanezcan en él por un tiempo.

Ya hemos dicho que contar con una página web es señal de prestigio, pero éste no depende exclusivamente de la calidad del producto o de las ventas, sino también del impulso que sentimos hacia determinados sitios. Por eso, es importante que tu página tenga un diseño simple, atractivo e intuitivo, y que cuente con una navegación rápida. Un aspecto fundamental al crear tu sitio es el de hacerlo responsive, que significa que debe poder adaptarse a cualquier dispositivo en el que se muestre con una correcta visualización.

Otro factor de vital importancia que no debes dejar de lado es el posicionamiento SEO. Para lograr una efectiva visibilidad en los motores de búsqueda como Google, tu página deberá contar con las palabras clave necesarias, un contenido relevante, bien redactado y de calidad, así como elementos que faciliten la indexación en buscadores, tales como metatags y etiquetas.

Y ahora lo más esencial: después de enterarte de todo esto, lo que necesitas es una agencia de publicidad y marketing digital que elabore tu sitio web de forma profesional, para que tu negocio pueda tener el alcance que necesita. Solo falta que te pongas en contacto con nosotros; estaremos encantados de ayudarte.

×